Metodología

La metodología educativa que seguimos en nuestra escuela se basa en el JUEGO y el AFECTO. A través de las actividades y los talleres y mediante un aprendizaje vivencial, los niños/as desarrollan sus capacidades jugando en un ambiente relajado y de confianza. Todo esto es posible gracias al apoyo y a la participación familiar.

Creemos que educar es una tarea de todos, de mayores y de pequeños, porque pensamos que todos tenemos mucho que enseñar y bastante que aprender, y la tarea de educar es compartir.

Aquí en La Casita de Martín, con risas, lágrimas, mocos, juegos y canciones, dando de comer a la vaca Toscana, paseando en la burrita Senda, escuchando a mamá gallina y a sus pollitos y a la cerdita Carnavalita, imitando el sonido de los pavos, jugando con las letras y los números, compartimos lo que sabemos y aprendemos lo que ignoramos.

 

Valores

Los pilares por los que caminamos, en los que nos apoyamos son el juego y el afecto. Por eso día a día aprendemos a jugar para aprender a vivir.

Con todo el bagaje del tiempo hemos aprendido que los niños no necesitan toneladas de juguetes, ni los juguetes más caros y más sofisticados, ni que los saturemos con actividades extraescolares, ni que los objetivos sean que lleguen los primeros, que sepan más que nadie, que sean los mejores. Porque sabemos que esas cosas no harán que sean felices. Hemos aprendido que lo que ellos necesitan es jugar y ser queridos. Saber que no son invisibles, que son lo más importante para nosotros. Necesitan saberse, sentirse queridos. Y las letras, los números… lo aprenderán, sin darse cuenta, por añadidura.